El mejor regalo del mundo

Captura de pantalla 2014-11-24 a la(s) 21.57.27Acaba de publicarse en España un libro que encabezó en primavera la lista de los más vendidos del New York Times. Lo escribe un periodista, Dan Harris, un tipo con muchos kilómetros a sus espaldas como reportero de guerra y actual copresentador del magazine Nightlife y la edición fin de semana de Good Morning America en la cadena estadounidense ABC News. Un triunfador que ha decidido escribir sobre la forma en que ha conducido su vida desde que el 7 de junio de 2004 sufrió un ataque de pánico en directo. Como él mismo recuerda, “según los datos de Nielsen, 5,019 millones de personas me vieron volverme loco”.

libroDan Harris relata con precisión, rigor de buen periodista, humildad y humor todas las etapas a la caza y captura de una solución para esos accesos de pánico que amenazaban con amargarle la existencia y acabar con una prometedora carrera profesional. El resultado es un relato de final razonablemente feliz. De hecho, el libro de Harris se llama “Diez por ciento más feliz”.

Confieso que he llorado leyendo el libro de Harris al descubrir en sus palabras mis propias experiencias porque, con algunos años de intervalo, ambos buscamos respuestas atravesando un sendero similar.

De repente, dejé de oír.

En mitad de una reunión. Es como si alguien hubiera cerrado la escotilla y se hubieran disipado todos los sonidos exteriores. “Tengo que irme, no me encuentro bien”. Abandono la sala con una gran presión interior. Acabo en el hospital donde encadenan pruebas durante varias horas para rebatir los resultados de un primer electrocardiograma que no gusta al personal. Falsa alarma. No fumo, apenás, bebo, como sano, hago deporte y me río bastante. El patrón de hábitos juega a mi favor.

Días de descanso. Me hago con algo de lectura sobre el estrés, empiezo a dar largos paseos y a entrenarme en técnicas de respiración tumbada en las praderas de césped de los jardines cercanos. Y un día, en el fondo de un bolso, aparece un folio arrugado. El mejor regalo del mundo. Lo extiendo y recuerdo de dónde viene: es la fotocopia de un artículo que, seis meses antes, un amigo querido me ha dejado antes de despedirnos. La primera palabra del titular es tan extravagante que me disuade al minuto. “Mindfulness”. Me hace pensar en Mary Poppins, Supercalifragilisticoespialidoso. Doblo el folio, lo guardo y me olvido de él.

Ha pasado medio año y allí está el folio de nuevo. Mindfulness. Busco la palabra en Google y me peleo con el significado (atención plena) antes de empezar a comprender algo.

”Consiste en el proceso de observar expresamente cuerpo y mente, de permitir que nuestras experiencias se vayan desplegando de momento en momento y de aceptarlas como son. No implica rechazar las ideas ni intentar fijarlas ni suprimirlas ni controlar nada en absoluto que no sea el enfoque y la dirección de la atención. (…) La atención plena no implica intentar ir a ningun sitio ni sentir algo especial, sino que entraña el que nos permitamos a nosotros mismos estar donde ya estamos, familiarizados más con nuestras propias experiencias presentes un momento tras otro.”

Vale. Esto es meditación. Ya me visualizo con la cabeza rapada, las gafas y una túnica butano en lo alto de la montaña. Mis objeciones se detienen cuando empiezo a curiosear en la vida del autor de la definición anterior. Se llama Jon Kabat Zinn, doctor en biología molecular por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y director de la Clínica para la Reducción del Estrés Crónico y el Centro de Mindfulness de la Escuela de Medicina de Massachusetts. Es decir, cualquier cosa menos un charlatán. Kabat Zinn ha desarrollado un programa de Reducción de Estrés basado en la práctica de Mindfulness con el que ha conseguido mejorar la calidad de vida de enfermos crónicos. Actualmente, el programa es aplicado en todo el mundo y empresas como Google ofrecen a sus empleados talleres de mindfulness.

Mi curiosidad se vuelve asombro cuando descubro artículos que relacionan la práctica del mindfulness con cambios en la estructura y funciones del cerebro. Liberada de la perspectiva de la túnica y el rapado a cero, asalto la librería a la primera ocasión. Me hago con dos libros de Kabat Zinn durante la hora del almuerzo. He incorporado técnicas de respiración a mis rutinas diarias y me siento más ligera, relajada y tranquila a la hora de encarar las dificultades del día a día.

Captura de pantalla 2014-11-24 a la(s) 22.47.32Leo libros de Kabat Zinn y el mindfulness releva a las técnicas de respiración iniciales. En realidad, se parecen: se trata de concentrarme en mi respiración, prestar atención a cómo respiro, sin juzgar, sin autoreproches por despistarme, solamente dejo que desaparezca el objeto del despiste y vuelvo a la respiración. Tumbada bajo los árboles de un parque de Madrid (qué temeraria) leo y respiro.

Poco a poco empiezo a entender ciertas cosas. La primera, que prestar la mayor atención posible a la respiración es esencialmente, un ejercicio para vivir el presente, concentrarme en lo que está sucediendo ahora, ser consciente. He pasado muchos años regresando al pasado en busca de respuestas o angustiada sobre mis expectativas de futuro y resulta que la respuesta está aquí, en la forma en que gestiono mi momento presente. La meditación es una escuela para disfrutones (nunca me lo he pasado mejor haciendo fotografías a los cielos por la mañana) y la más eficaz manera de dominar lo que se denomina “monkey mind”, nuestra mente de primate que segrega pensamientos sin parar.

Captura de pantalla 2014-11-24 a la(s) 22.32.00El segundo gran descubrimiento es que el hecho de observar la respiración (o los sonidos, o las sensaciones del cuerpo) te entrena para reproducir esa capacidad de observación hacia tus propios pensamientos o emociones. Aprendo a “mirar” mis enfados o emociones desde lejos, como si fuera un espectador. “Ríos Calvo, te estás pillando un cabreo del 15”, me digo ante una situación adversa. Y entonces, el cabreo, como una nube negra, pasa con rapidez y veo con más claridad a la hora de buscar una solución razonable.

Eso no quiere decir que, de repente, la vida se haya convertido en una balsa de aceite donde siempre tienes a mano una respuesta o reacción correcta. Simplemente aprendes a aceptar lo que viene (bronca del jefe, niño llega tarde, coche haciendo la pirula en mitad de la M30), a observarlo y, desde esa distancia, gestionarlo con mayor tranquilidad (aunque al de la M30 le caen un par de tacos, fijo).

Durante algún tiempo no entendí porque Kabat Zinn hablaba tanto de “compasión” en sus inspiradores libros. La práctica me dio la respuesta: al meditar, desarrollas una mejor capacidad de observación de tus propias reacciones y … las de los demás. Al entrenarte en observar sin juzgar, estás en mejor situación de comprender a los otros… y ayudar.

Captura de pantalla 2014-11-24 a la(s) 22.49.26El mindfulness ha sido, además, la mejor tabla de salvación para mi maltrecha capacidad de concentración. Adoro hacer periodismo en redes sociales y me gusta manejar los grandes volúmenes de información que proporciona Internet, pero esto me pasa factura porque siento que me cuesta concentrarme más que hace unos años. Entrenar la concentración meditando es balsámico, tanto como la lectura de libros en papel.

Hace un año no hubiera escrito algo como esto. Me hubiera dado vergüenza mostrarme tan vulnerable y ofrecer la imagen de una mística que, les aseguro, no soy. Cuando descubrí el libro de Dan Harris pensé: “ahora no estoy sola”. Lean a Harris. Ojalá lo disfruten tanto como yo, y también encuentren en su experiencia algunas respuestas.

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Ocho apuntes del blog sobre periodismo móvil. Una recopilación.

Captura de pantalla 2014-11-18 a la(s) 13.44.03Los géneros periodísticos móviles

Microvídeos en periodismo. Vine e Instagram

¿Es un periodista que tuitea un problema para su empresa?

¿Y esto cómo lo cuento? La gimnasia narrativa en los medios digitales

¿Qué aporta una cobertura móvil respeto a una cobertura clásica?

Matar al periodista orquesta o cinco claves para seguir en la brecha

Cinco consejos para evitar el Síndrome de Diógenes en Twitter

Diez dudas metafísicas sobre el futuro del periodismo

 

Publicado en España, Periodismo, Redes sociales, Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

¿Puede haber periodismo en un vídeo de 7 segundos? Las narrativas en Vine e Instagram.

Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 12.32.24Los microvídeos en redes sociales constituyen una herramienta de grandes posibilidades para los periodistas. Tanto Twitter, con Vine, como Instagram, con Instagram Vídeo, han hecho un buen trabajo: estas redes son muy sencillas de utilizar, admiten una pequeña edición y el usuario sube a la red sus pequeñas grabaciones de forma inmediata. La única limitación es temporal: los vídeos de Vine tienen una duración máxima de 7 segundos, los de Instagram no pueden superar los 15.

El condicionante de tiempo es, paradójicamente, su mayor complejidad. ¿Qué se puede contar en tan poco tiempo? Llevo algunos años trabajando en esta cuestión. Reducir al mínimo el relato audiovisual supone un reto para alguien que ha desarrollado su vida profesional en informativos de televisión y  ha trabajado en formatos de vídeo siempre más largos.

Estos son cinco posibles usos de microvídeos.

1) Entrevistas. 

. Desde Instagram. Cinco preguntas, cinco respuestas de 15 segundos. Se trata de una entrevista grabada previamente de la que puedes seleccionar los cortes adecuados de 15 segundos antes de editarla desde el móvil y subirla. Un ejemplo: una entrevista con el periodista Enric González.Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 11.36.01

. Desde Vine: Una encuesta “de urgencia” en la calle el día de la renuncia del rey Juan Carlos. Grabada “ a pelo”, es decir, desde la misma aplicación para ganar tiempo ya que formaba parte de una cobertura en directo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 2-Narrativa en directo. La última experiencia data del pasado domingo 9 de noviembre en Barcelona, con motivo de la celebración de la consulta sobre el futuro de Cataluña. Combiné las entrevistas con la difusión de escenas, en tiempo real. El objetivo es transmitir lo que sucede, ofrecer al usuario la impresión de estar allí. Un pequeño montaje con los 14 Vines del #9n están en You Tube.

Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 11.58.09

 3- Avances (teaser) de contenidos de nuestra portada web. Difícil comprender por qué los medios españoles, a semejanza de muchos colegas internacionales, no usan y abusan del microvídeo y promocionan mejor sus grandes reportajes e investigaciones desde Instagram y Vine. En estas redes anidan bases de usuarios muy jóvenes, es decir, potenciales nuevos públicos.Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 12.02.25

4- Making of. Una forma muy sencilla de crear una complicidad adicional con nuestros usarios es mostrarle cómo trabajamos. Otra herramienta de promoción y difusión que, bien realizada, podría tener grandes beneficios para medios y periodistas.

5- Intervenciones a cámara. Imaginemos que estamos cubriendo, por ejemplo, una importante rueda de prensa. ¿Qué tal un par de titulares en una intervención “selfie” de quince segundos? Sólo necesitamos un pequeño micrófono de corbata y un pequeño trípode para estabilizar la imagen. De esta forma nuestros usuarios (y los de nuestro medio) tendrían un avance personalizado de esta información en un breve espacio de tiempo.

Una pequeña aclaración: ninguno de estos contenidos sustituye a otros formatos. No se trata de dejar de hacer vídeos más extensos y de realización más cuidada. Los microvídeos sólo se suman al repertorio de narrativas. Una excelente noticia.

Publicado en España, Periodismo, Redes sociales, Twitter | Deja un comentario

Los ojos de Victoria o el eslabón débil de la cadena.

LA MIRADA DE VICTORIADescubrí los ojos de Victoria mientras hablaba con Alfonso Ojea, colega y amigo de la Cadena Ser. Nos estábamos saludando, mezclados con el grupo de afectados por las preferentes que reclamaba este jueves justicia cerca de la Audiencia Nacional. En el interior de la sede judicial tres exdirectivos de Bankia, entre ellos Miguel Blesa y Rodrigo Rato, se explicaban ante el juez Andreu.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A dos metros estaba Victoria apoyada en una valla. LLevaba, me ha dicho, un buen rato pancarta en ristre y ese cuerpo de 76 años ya no daba para más.

Al abordarla me ha sorprendido su mirada. “¡Qué ojos tan bonitos tiene!”. Me he permitido el piropo. Verdes y profundos. Y tristes. Victoria me ha contado que lleva tres años luchando por recuperar lo que un día confió a su sucursal de toda la vida, en Guadalajara. Como muchos otros afectados, todos los jueves Victoria acude a una protesta de preferentistas cerca de la Puerta del Sol. Algunos de los que comenzaron el movimiento ya no están, se los ha llevado la enfermedad o o la edad.

Victoria, como todos los demás, merece un ocaso más digno. Ojalá lo consigamos.

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Historias del vespertino Limón

IMG_5700Cuando eres corresponsal en Francia, hay que cumplir el ritual: a la hora de comer es obligatorio dejarse caer por el kiosko para comprar la biblia del periodista extranjero, es decir, el diario Le Monde, que en 2014 cumple 70 años.

Confieso que, durante los primeros meses en París le tenía respeto, casi miedo. Tenía que zambullirme entre artículos y editoriales en un francés muy rudimentario que no daba para apreciar los matices y las ironías de los cuidados textos de sus periodistas. A veces, directamente, no me enteraba de lo que estaba leyendo. En un par de ocasiones, incluso, me quedé dormida encima del periódico: el esfuerzo era demasiado importante para la hora de la digestión.

A fuerza de insistir empecé a disfrutarlo: las viñetas de su gran dibujante Plantu eran lecciones magistrales, las crónicas políticas contenían disecciones casi psicológicas de los presidentes, los ministros, los miembros de la oposición. Los grandes reportajes eran lecciones de periodismo y puertas al mundo para aquella becaria (más) catetilla y entusiasmada que era en aquellos años.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Total, que acabé adoptando a Le Monde como parte de mi vida. Saboreaba diariamente el momento de acercarme a comprarlo, otear desde lejos el expositor, tener en las manos el ejemplar, Captura de pantalla 2014-10-14 a la(s) 08.55.18repasar rápidamente los temas de portada y buscar el pequeño ratón que Plantu suele insertar en cada viñeta.

Captura de pantalla 2014-10-13 a las 17.54.53

Con un ejemplar de Le Monde bajo el brazo a modo de atrezzo, intenté un día grabar una intervención a cámara sobre unos resultados electorales para el informativo de la noche de Antena 3 TV. Estaba cansada después de 15 días de trabajo ininterrumpido. Intenté concentrarme, miré al objetivo y de mi boca salió: “Como resalta hoy el vespertino Limón…” Captura de pantalla 2014-10-15 a la(s) 20.17.15

Jesús, mi compañero de trabajo en París, debe estar riéndose todavía de aquel lapsus, muy celebrado entre mis colegas. Nos gustó el apelativo y no hemos dejado de utilizarlo.

Muchas felicidades para el gran vespertino Limón-Le Monde al que ya no leo en papel sino en la versión PDF que llega al Ipad cada día. Y con la misma emoción al descubrir la portada.

Publicado en España, Francia, Periodismo | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ébola, Excalibur y el exceso de información en las redes sociales.

Lo confieso: yo también he sentido la tentación de cerrar mi cuenta de Twitter por unos días y evitar así morir enterrada bajo una avalancha de información y desinformación. Estamos ante una “tormenta perfecta” en las redes sociales que ha amplificado, hasta el infinito y más allá, el eco de la noticia del primer contagio por Ébola fuera de África.Captura de pantalla 2014-10-09 a las 09.39.58

La secuencia podría ser esta:

Primera oleada. Se difunde la noticia del contagio de la enfermera. Un tema de salud pública de interés general.Captura de pantalla 2014-10-09 a las 09.49.36

Segunda oleada. El Ébola es un tema de salud pública de interés… planetario. Los medios internacionales empiezan a contar lo que sucede en Madrid.

Tercera oleada… de enfado compartido en las redes. Muchos ciudadanos están indignados por la (¿presunta?) falta de celo de las autoridades a la hora de evitar la propagación del virus en nuestro país tras el traslado y muerte de los dos sacerdotes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuarta oleada. La historia humana. Primeros datos sobre la afectada por el virus.Captura de pantalla 2014-10-09 a las 10.22.44

Quinta oleada. La historia tiene rostros y nombres. El de Teresa, de Alcorcón, auxiliar de enfermería y su marido, también aislado por precaución. Podrían ser nuestros hermanos, nuestros primos, nuestros amigos.Captura de pantalla 2014-10-09 a las 09.57.41

 

Sexta oleada. Y llega Excalibur. Javier, el marido Teresa, difunde un mensaje de socorro a través de Facebook para evitar el sacrificio de su perro, Excalibur. Otra historia humana (y animal) que acaba generando un avalancha de tweets tan o más potente que la primera y eso dentro y fuera de España. Una vez más en esta tormenta perfecta, confluyen todos los elementos: un dramático llamamiento en vídeo, fotografías del perrillo, decenas de miles de reacciones emocionadas, la movilización popular y un triste desenlace. Captura de pantalla 2014-10-09 a las 09.54.30

Séptima oleada. A falta de un portavoz oficial único asistimos a un baile de testimonios por tierra, mar y aire: hablan responsables autonómicos, médicos especialistas y no especialistas, hablan colegas de la afectada, sindicatos y personal humanitario. Hablan periodistas con fundamento y otros que no tienen ni idea. Y termina hablando la propia enferma.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CONSECUENCIA: Demasiada información acaba matando la información.

La solución, creo, cabe en una palabra: Filtrar

- Filtra la información a través de una sola lista en Twitter que aglutine las cuentas de los medios, periodistas e instituciones que, a estas alturas, ya han demostrado que saben de lo que hablan.

-Vacúnate contra los bulos: ni te los creas, ni los difundas. Luis Serrano, Jefe de Prensa en Centro Emergencias Comunidad de Madrid 112 ofrece en su blog una serie de recomendaciones sensatas para detectarlos.

-Dosifica la exposición a la información sobre #Ébola. En las redes sociales puedes encontrar, si quieres, todos los ingredientes (datos, falsedades, protestas, pánico, pesimismo, héroes) para montarte una película de catástrofe digna de la siesta del domingo por la tarde.

Informados sí, pero sin amargarse la existencia.

Publicado en España, Periodismo, Redes sociales, Twitter | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

¿Es un periodista que tuitea un mal negocio para el medio en el que trabaja?

Captura de pantalla 2014-10-02 a las 11.19.06¿Es un periodista que tuitea un mal negocio para el medio en el que trabaja? Todo depende de la actitud y la estrategia que el medio adopte respecto a esta cuestión.

Actitud A

La empresa tolera la actividad “externa” de su periodista pero no le gusta. Piensa que se trata de un ejercicio de “ego” del propio informador que busca reforzar su marca personal en las redes sociales. Además el trabajador tuitea durante sus horas de trabajo y el medio está convencido de que no se beneficia de ese “trabajo” del periodista porque no genera contenido ni tráfico para la web.

Actitud B

.La empresa trata de controlar la actividad en Twitter de sus periodistas, bien en virtud de un protocolo interno de normas de uso de las redes sociales, bien fomentando la creación de cuentas con “coletilla”, es decir, con el nombre del periodista y del medio. De esta forma se diluye la personalización del trabajo en Twitter del trabajador… que acaba por abrir una segunda cuenta de Twitter, la personal, en la que vuelve a recuperar el margen de autonomía que la empresa estaba restringiendo.

Actitud C

. La empresa entiende que un periodista que maneja bien Twitter como soporte de difusión es un activo para el medio. Realiza cursos de formación para los trabajadores, promociona coberturas desde Twitter que unas veces enlazan a la web y…otras no.
. La empresa C ha entendido que los tweets de su periodista pueden ser un contenido valioso para su web, sobre todo cuando incluyen fotos y vídeos
. La empresa C ha entendido que sus periodistas que tuitean sobre el terreno se entrenan en narrativas digitales, las que necesitan desarrollar en el futuro. De esta forma la marca periodística corporativa accede, de esta forma a sectores más amplios de usuarios.

Aquí tenemos ejemplos de tres medios internacionales que han adoptado la actitud C:

1. The Guardian. Esta es la lista en Twitter que el diario británico creó para promocionar y seguir la cobertura que sus reporteros realizaron en la Marcha Mundial del Clima, que se celebró el pasado 21 de septiembre en ciudades de todo el planeta.

PERIODISTA MARCA
PERIODISTA MARCA

2. Libération. La ofensiva israelí en Gaza provocó este verano varias sonoras protestas en París y algunas acabaron con graves incidentes. Así resolvió Libération la cobertura el 19 de julio: cubriendo la manifestación a través de la cuenta de su periodista en la calle y recuperando los tweets con fotos para insertarlos en la crónica que abría la portada de la web. Optimizando, en una palabra.

PERIODISTA MARCAPERIODISTA MARCA

PERIODISTA MARCA                   3. Le Monde. El diario francés desplegó a varios de periodistas en Escocia el pasado día 18 de septiembre con motivo del referéndum sobre la independencia. Una de las primeras tareas del día fue promocionar una narrativa en directo, un “minuto a minuto” realizada desde redes sociales por sus propios reporteros. Después llegaron las infografías, los artículos, los análisis…

Un debate abierto.

¿Cómo lo ves?

Publicado en España, Francia, Periodismo | Deja un comentario