#12m15m: El retorno a Sol en 21 imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Discurso de agradecimiento en la entrega del premio Ortega y Gasset de periodismo digital.

Buenas noches,

Estoy mirando hacia ustedes y veo las caras de muchos de los periodistas con los que he disfrutado y de los que he aprendido. Gracias. Y gracias a este Grupo, el Grupo Prisa, por este reconocimiento con el que me distingue hoy.

 También veo los rostros de mi familia y quisiera darles las gracias por entenderme y apoyarme en el ejercicio de este oficio que me hace tan feliz.

La narración en directo del movimiento del #15m a través de Twitter nació de la pulsión que nos atrapa a los periodistas cuando estamos ante una buena historia. Y Aquella lo era, y era posible contarla en directo con herramientas sencillas y maravillosas. La cuenta de una red social y un móvil dotado de cámara de fotos y una conexión 3G.

Twitter permite a un periodista informar en directo, recabar datos y contrastarlos, hacer fuentes, dialogar con los lectores o seguidores, incluso compartir con ellos algunas emociones.

Pero no es Twitter, ni el móvil de ultima generación lo que hace a un periodista. En la era de Internet se diluyen peligrosamente las fronteras entre la comunicación y la información. Es ahora cuando más necesitamos el buen periodismo.

Los periodistas tenemos que volver a estudiar porque los soportes se transforman, el ritmo de la información se acelera y nuestra relación con el lector es ahora directa e intensa. Las herramientas son nuevas, los soportes son nuevos pero las reglas son las de siempre: aportar noticias contrastadas, ofrecer contexto y credibilidad.

Es el desafío para las nuevas generaciones y también para aquellos que llevan muchos años en este oficio. Esos periodistas esenciales en democracia, muchos de los cuales ahora se están quedando sin trabajo

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Sobre la libertad y el periodismo. En el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Image

Hoy es jornada de resaca post debate electoral. Para un periodista son días intensos: hemos dormido poco y aún gravitan en el cerebro alguna de las mil afirmaciones, promesas, objeciones o críticas que anoche cruzaron los candidatos. Ayer tocó un suculento debate entre los aspirantes a presidente de Francia, Nicolas Sarkozy y François Hollande.

Sarkozy reiteró que, para delimitar el flujo de inmigrantes, sería bueno examinar de francés y valores republicanos en los consulados de Francia a todo aquel mayor de edad con intención de instalarse en territorio francés. El idioma puede aprenderse, los valores republicanos se maman in situ. El amor a la libertad es uno de ellos. Tuve la suerte de hacer mi máster de libertad ciudadana en Francia haciendo mías sus herramientas: información, contexto, debate, espíritu crítico. La base de una democracia madura.

Hoy es el Día de la Libertad de Prensa. Los periodistas españoles nos hemos movilizado porque han desaparecido tantos puestos de trabajo que empezamos a tener problemas serios para proporcionar a los ciudadanos una información suficiente y veraz. Un ciudadano informado es un ciudadano más libre, con más datos para formar una opinión, para debatir, para influir en los procesos de toma de decisión. Y eso hoy está en peligro.

Es nuestra lucha, es vuestra lucha.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

La cobertura del #15m a través de Twitter.

Image

Este es el enlace a la narración periodística del #15m que hice sobre mi cuenta de Twitter en los meses de abril, mayo y junio de 2011. Se trata de una recopilación de tuits. Para ello utilicé mi teléfono móvil, una Blackberry Bold 9700 con el que fui generando tuits y fotografías, que son el principal soporte de la historia. “Está pasando, lo estás viendo”, rezaba el lema de CNN+. Imagen y periodismo, las dos guías de este trabajo. Espero que os guste.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Gernika y la historia de un libro

Image

Hoy se cumplen 75 años del bombardeo de Gernika y no dejo de pensar en Santi Celaya. Es el protagonista de uno de los primeros libros que leí y que más huella han dejado. Lo descubrí en Ceuta, en una de la estanterías de casa.

El libro se llama “El otro árbol de Guernica”, de Luis de Castresana. Se trata de la historia de dos niños vascos, Santi y Begoña, refugiados en Bélgica durante la Guerra Civil española como otros muchos.  Los dos hermanos son acogidos en familias de allí y acaban viviendo en una residencia junto a otros chavales vascos y españoles.  Entre las escenas que describe ese libro una me marcó especialmente.

Cuenta el libro que Santi y sus amigos solían reunirse a charlar en el jardín de aquella residencia de Bruselas, sentados en torno a un árbol que rebautizaron como “El árbol de Guernica”. Su pequeña revolución ante la guerra, su gran declaración de amor a la tierra.

En aquella casa de Ceuta releí el libro decenas de veces hasta aprenderme diálogos enteros, hasta recordar los nombres de los niños, de sus benefectores en Bélgica, de los maestros. Evoqué, como ellos, lugares de Euskadi que no conocí hasta décadas después, e imaginé aquella camiseta del Athletic que llegó a la residencia por paquete postal y que Santi y sus amigos se iban pasando mientras jugaban al fútbol en torno a ese otro árbol de Gernika.

Muchos años después viajé a Gernika. Subí a la Casa de Juntas, donde se encuentra el árbol que Santi, Begoña y sus amigos amaban tanto. Fue un momento emotivo y solemne. Ahora vuelvo con cierta frecuencia.

Hoy hace 75 años de aquel bombardeo atroz. Y el árbol de Gernika sigue en pie

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

140….emociones

Image

Yo no sé ustedes pero a medida que nos adentramos en la crisis, me cuesta más acabar el día sin tener que despejar a manotazos el nubarrón de pesimismo acumulado desde primeras horas de la mañana, un nublao alimentado por el goteo incesante de malas noticias.

Hoy ha sido uno de esos días. El tope de malos rollos ha llegado a las ocho de la tarde. Lo he comentado en Twitter y sospecho que muchos estábamos en la misma situación porque se ha producido una pequeña revolución de emociones. Hemos reivindicado el lado bueno de la vida alimentando un tema: #cosasbonitas. En una hora habíamos compartido un montón de canciones, fotos de atardeceres,  dibujos de una niña, el retrato de dos preciosos gatos, un anuncio poético, la imagen de una flor imponente y una toma cenital de un suculento plato de pollo con patatas que un tuitero estaba a punto de disfrutar frente al televisor durante el Barça-Chelsea (espero que no se le hayan indigestado).

Este intercambio ha propiciado mensajes cruzados, elogios, algunas risas y muchas emociones. Una especie de resistencia ante ese enemigo invisible que nos ahoga en silencio.

Twitter es también esto. 140 caracteres, 140 emociones.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

La prima de riesgo, un par de whiskies y el panadero del Titanic

Hoy la prima de riesgo ha estado haciendo de las suyas. Cuanto más sube, más voces autorizadas avistan el naufragio. Puestos a zozobrar, les sugiero la técnica utilizada por el panadero jefe del Titanic.

Se llamaba Charles Joughin y era de Liverpool.  Aquel 14 de abril de 1912, y tras constatar que el impacto con el iceberg había resultado letal para el barco, subió a cubierta y se dedicó a lanzar al agua las sillas y las hamacas para que los que habían caído al océano tuvieran donde aferrarse. Tras esa accción útil y valiente el panadero se agarró una cogorza de whisky de proporciones bíblicas. Tan bíblicas que se produjo el milagro: el alcohol en el cuerpo de Charles operó como anticongelante.

El panadero jefe encontró fuerzas para agarrar la botella y terminar encaramado a la popa del barco. Desde allí saltó al agua cuando el Titanic, desgajado, inició el descenso al fondo del mar. Y chapoteó lo suficiente para resistir un pequeño baño antes de aferrarse como pudo a una balsa hinchable. Con medio cuerpo sumergido, aguantó varias horas hasta que el bote salvavidas número 12 se acercó a ellos. Y Charles culminó la noche a lo grande: saltó de la balsa y buceó bajo el agua helada hasta la embarcación.

Cuando lo subieron al Carpathia, el primer barco que socorrió al Titanic, tenía los pies helados y andaba con las rodillas. Pero salió ileso, gracias a esos milagrosos lingotazos de whisky.

Todo aquello no fue suficiente para robarle las ganas de navegar. Charles siguió haciéndolo y sobrevivió incluso al naufragio de otro barco, el Oregon. Acabó sus días en New Jersey. Corría 1956. Para entonces había perdido a su esposa. Dejó una hija y una nieta.

Digo yo que si Charles Joughin sobrevivió a dos naufragios, nosotros podremos sobrevivir a esta crisis, con un par de whiskies.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios