Regalos de feria o el elogio de lo efímero.

Son los objetos que atesoramos como un botín en nuestras noches de feria. Llegan inesperadamentea a nuestras vidas y suelen quedarse poco. Los olvidamos en nuestras casas de playa, en el banco donde descansamos un rato o en el fondo de ese bolso de verano que jamás utilizamos cuando volvemos a la ciudad. Y sin embargo, por un instante, nos hicieron felices.

Esto es un homenaje a los regalos de feria.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s