La prima de riesgo, un par de whiskies y el panadero del Titanic

Hoy la prima de riesgo ha estado haciendo de las suyas. Cuanto más sube, más voces autorizadas avistan el naufragio. Puestos a zozobrar, les sugiero la técnica utilizada por el panadero jefe del Titanic.

Se llamaba Charles Joughin y era de Liverpool.  Aquel 14 de abril de 1912, y tras constatar que el impacto con el iceberg había resultado letal para el barco, subió a cubierta y se dedicó a lanzar al agua las sillas y las hamacas para que los que habían caído al océano tuvieran donde aferrarse. Tras esa accción útil y valiente el panadero se agarró una cogorza de whisky de proporciones bíblicas. Tan bíblicas que se produjo el milagro: el alcohol en el cuerpo de Charles operó como anticongelante.

El panadero jefe encontró fuerzas para agarrar la botella y terminar encaramado a la popa del barco. Desde allí saltó al agua cuando el Titanic, desgajado, inició el descenso al fondo del mar. Y chapoteó lo suficiente para resistir un pequeño baño antes de aferrarse como pudo a una balsa hinchable. Con medio cuerpo sumergido, aguantó varias horas hasta que el bote salvavidas número 12 se acercó a ellos. Y Charles culminó la noche a lo grande: saltó de la balsa y buceó bajo el agua helada hasta la embarcación.

Cuando lo subieron al Carpathia, el primer barco que socorrió al Titanic, tenía los pies helados y andaba con las rodillas. Pero salió ileso, gracias a esos milagrosos lingotazos de whisky.

Todo aquello no fue suficiente para robarle las ganas de navegar. Charles siguió haciéndolo y sobrevivió incluso al naufragio de otro barco, el Oregon. Acabó sus días en New Jersey. Corría 1956. Para entonces había perdido a su esposa. Dejó una hija y una nieta.

Digo yo que si Charles Joughin sobrevivió a dos naufragios, nosotros podremos sobrevivir a esta crisis, con un par de whiskies.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La prima de riesgo, un par de whiskies y el panadero del Titanic

  1. Pingback: La prima de riesgo, un par de whiskies y el panadero del Titanic

  2. Esther dijo:

    Hola Carmela, me ha dado un subidón con el panadero, que puñetas se pimpló la botella y ‘arregló’ lo que pudo al personal, y patos a la mar, eso es buena faena. Que gusto da ver esas gestas de esas gentes incógnitas que son las que han levantado el mundo, gracias por ponerlo en el blog

Responder a Esther Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s