Una mochila con nueces y recuerdos.

Para una ceutí como yo estar fuera de la tierra el 1 de noviembre conlleva necesariamente su dosis de nostalgia. El 1 de noviembre se celebra en Ceuta el Día de la Mochila. La tradición arranca en aquellos años en que, por falta de medios de transporte, la visita al cementerio de Santa Catalina suponía casi un viaje, así que las familias cargaban sus mochilas con frutos del otoño para asegurarse la comida mientras visitaban, limpiaban o adornaban con flores las tumbas de sus seres queridos.

Cuando mejoraron los accesos al cementerio y el coche empezó a ser un bien ordinario, la visitas al camposanto dejaron de necesitar tanta logística, pero “la mochila” se mantuvo y se transformó en algo más lúdico: excursiones al campo con amigos o en familia donde se disfrutan de los frutos del otoño …. y de muchas cosas más.

La mochila del 1 de noviembre viene cargada de nueces y castañas, de chirimoyas y mandarinas, pero también de recuerdos de las primeras excursiones con amigos, de los ataques de risa entre los árboles del pantano, de algún beso furtivo, de los chaparrones inesperados, de las vueltas a casa con los pies doloridos y el alma viva.

No encuentro mejor forma de aliviar la nostalgia que seguir disfrutando de la belleza de los colores de las frutas de otoño. Evocan, irremediablemente, tiempos muy felices.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s