Las cosas que quise contar a Miguel

Imagen

Hace un par de días entrevisté a Miguel Ríos. El encuentro acabó con un abrazo y unas cariñosas palabras de Miguel estampadas en el ejemplar de su libro de recuerdos “Cosas que siempre quise contarte”,  que la editorial me hizo llegar para que preparara el cuestionario.

Salí de aquella sala tan luminosa con vistas al Paseo del Prado pensando que mi trabajo no estaría completo si no contaba esto que leen ahora y que, espero, él pueda leer algún día.

Se nota que Miguel es tu tipo que ha recibido muchos cariños en la vida porque los devuelve con una gran naturalidad. A mí me llama “prima” desde que un día me lo crucé en un pasillo de Sogecable, donde yo trabajaba tras volver de mi puesto de corresponsal en París. Yo creía que este hombre no me conocía de nada”.  Me equivoqué: al descubrirme exclamó “¡Pero si es mi prima” y, tras un inesperado abrazo me contó que seguía mis crónicas francesas y que, cuando me veía en la tele,  presumía ante su mujer de aquella Ríos, “mi prima” corresponsal en París. Ni en aquella ocasión ni en las que vinieron después he tenido ocasión de contarle algunas cosas.

Yo querría haberle contado que su Rock and Rios puso banda sonora a mi adolescencia y a la de mis amigos. Era un disco euforizante cuyas canciones cantábamos a voz en grito en plena calle. Y querría haberle contado que ha sido mi última entrevista pero también la primera. Ocurrió hace una eternidad, cuando ya estudiaba en Madrid y aprovechaba los veranos en Ceuta para hacer prácticas en “El Faro”. Aquel año, con motivo de la Fiestas Patronales el Ayuntamiento programó un concierto de Miguel Ríos en el Estadio Alfonso Murube y a mi me faltó tiempo para presentarme voluntaria y cubrir el evento.  Miguel despachó a aquella becaria con diligencia y educación si bien proporcionó bastante material para poder rellenar una página.

Y querría haberle contado que en París, cuando el cielo estaba más oscuro de lo acostumbrado y me preguntaba qué diablos hacía tan lejos de mi familia, de mi sol y de mi mar, su música era el más eficaz antidepresivo junto al jamón de Guijuelo. Los vecinos de mi casa en la plaza de la Bastilla reconocerán su voz, seguro.

Y querría haberle contado que en su Granada natal yo también encontré mis rincones mágicos. Nueva de Cartuja, donde se agolpan los recuerdos más dulces.

Imagen

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las cosas que quise contar a Miguel

  1. Juanma dijo:

    A todos de nuestra generacion nos dejo huellas esos temas inolvidables , marchosos y romanticos.
    , Sigo aveces escuchandolos y me transporto aunque sea unos minutos aquella epoca , lo que dura la cancion ,pero vuelvo al presente .
    Besos Carmela

  2. Gracias, Juanma. Son canciones tan bien hechas que aún hoy las escuchas en boca de gente mcuho más joves. Rock forever!! Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s