Una historia de amor e información.

El bellezón que preside este texto se llama Mélissa Theuriau. Actualmente presenta un programa de actualidad en la cadena francesa M6, que sería el equivalente a Cuatro. Es un puesto relativamente modesto para esta periodista que ha tenido encima de la mesa la oferta de empleo con la que sueñan todos los profesionales del país: la todopoderosa TF1 le brindó el sillón de presentadora de uno de sus informativos (con audiencias que oscilan entre siete y diez millones de personas). Pero Mélissa dijo que no. Adujo que era demasiado joven y resolvió adaptarse a lo que, por edad, le correspondía, es decir, hacer reportajes en la calle y aprender el oficio.

La bella Melissa acabó dando un segundo recital de coherencia y convicciones al casarse con un hijo de inmigrantes magrebíes, al que falta un brazo y quien saca cabeza y media. Se llama Jamel Debbouze, el cómico más genial que ha dado la Francia contemporánea. Lo descubrió un cazatalentos cuando Jamel hacía el ganso en un garito de Trappes, uno de esos suburbios deprimidos y peligrosos diseminados por toda Francia. De Trappes a Canal+Francia y, de ahí, a espectáculos en solitario y al cine (es el tendero de la famosa “Amélie”). La pareja se casó en 2008 en una doble ceremonia celebrada en Francia y Marruecos. Ahora tienen dos hijos en común, León Ali y Lila.

Melissa alterna la crianza de la prole con su trabajo como periodista Y esa actitud resulta balsámica vista desde este país donde el periodismo en televisión se abre camino cada vez con más dificultad. Un dato: si el alto el fuego de ETA hubiera sido en Francia un tema “de titular a cinco columnas”, los espectadores hubieran podido elegir entre cuatro cadenas de información para seguir la noticia “non stop”: France 24 e iTélévision (disponible por satélite), BFM TV (en internet) y La Chaîne Info (en plataformas digitales y cable). Cuatro miradas, cuatro fuentes de datos para construir un criterio, una opinión.

Las democracias no maduran en los árboles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una historia de amor e información.

  1. Miguel dijo:

    Esta periodista es conocida es España sólo por ser guapa, alguna vez que la han comparado con las periodistas españolas más guapas (Sara, etc.). Pero la historia reconcilia. He buscado algo de Jamel Debbouze en youtube, lo he encontrado, pero sin subtitular. Ignorancia de uno. En todo caso, ahí te lo dejo como sugerencia, para darlo a conocer por aquí.

    No puedo estar más de acuerdo acerca de la necesaria pluridad de fuentes de información para formar un criterio menos sesgado. Así nos va, también. Cada vez que veo GH24 se me ponen los pelos de punta.

    Besos.

  2. @carmenciti dijo:

    Me ha gustado mucho tu post, porque la historia parece impensable en los tiempos que corren.
    Y tienes mucha razón en el final del post.
    Te felicito por tu trabajo en CNN+ y Cuatro por tus crónicas de tribunales.
    Un saludo “colega”.

  3. Pingback: Omar, el héroe de “Intocable” y sus amigos del barrio | Jugaba en el Betis…y otras reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s