Cinco claves para retuitear en periodismo

Captura de pantalla 2015-01-30 a las 09.16.15Uno de los caminos más cortos para acabar con una buena marca personal en Twitter es meter la pata retuiteando. Rebotar contenidos ajenos parece una actividad inocente y exenta de riesgos. Nada más lejos de la realidad: cuando incorporamos a nuestro timeline tuits ajenos, estamos ofreciendo bastantes pistas de nuestro perfil profesional y nuestra manera de ser. Como sucede con el algodón del mayordomo del anuncio, Twitter no engaña, es decir, que nuestra forma de tuitear dice mucho más de nosotros de lo que sospechamos y/o esperamos.

En esto no hay ciencia exacta, pero después de años de uso he retenido algunas, creo, buenas prácticas que comparto con vosotros.

1- Embajador de tu medio, pero sin pasarse. La versión siglo XXI del pelota de la oficina (el del cepillo) tiene su plasmación en las redes sociales en el tipo que contamina tu timeline con una sucesión de enlaces a reportajes, programas, noticias o podcasts de quien le da de comer. Mal negocio. ¿Qué interés tiene una cuenta que discurre en paralelo a la de su propio medio? En esta época de sobreabundancia de información hay que filtrar y elegir los contenidos corporativos que queremos destacar.

 2- Sé generoso. Cuando te gusten mucho tuits o enlaces que publican los demás, adelante… pero con cabeza. En el caso de los medios que son competencia directa, quizás un retuit resulte poco natural (siempre puedes cambiarlo por un halago público al trabajo del compañero “del medio enemigo” que firma un gran trabajo), pero nada te impide hacerlo con otros medios que, por especialidad o ámbito geográfico, no compiten con el tuyo directamente.

Si eres un periodista independiente, tienes un margen de autonomía mayor pero es idéntico el riesgo de abrumar al seguidor si tienes flojo el dedillo del RT.

3- Retuitea contenidos sobre los temas que tus seguidores saben que controlas. Una cuenta de Twitter es un buen camino para labrarse un perfil de prescriptor cuyas recomendaciones serán aceptadas y agradecidas por los seguidores. Sin comerlo ni beberlo, esta práctica se ha convertido en uno de las mejores procesos de selección de conocimientos en las redes sociales.

4- Retuitear halagos, un campo de minas para tu marca personal. En este capítulo hay tantas opiniones como usuarios. Mi impresión personal: agradecer un cumplido es una cosa y otra bien distinta “sacar músculo” con las alabanzas ante todos tus seguidores y, sobre todo, hacerlo sistemáticamente.

5- La sutilidad. El reto es concebir un retuit con las dosis justas de elegancia e intención  para que se convierta en la mejor manera de cuando  llamar la atención sobre un tema que te interesa sin hacer demasiado ruido, afrontar un conflicto en Twitter sin peleas o lanzar un mensaje indirecto a un amigo/a o seguidor/a (que sabrá que ese retuit es para él/ella).

¡Buen retuit!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en España, Periodismo, Redes sociales, Twitter. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s